Cuaderno de bitácora de la travesía musical que realizan los cantautores Nino Sánchez y Amparo García-Otero
VISITA NUESTRA PÁGINA WEB

lunes, 11 de febrero de 2008

Ya terminaron los carnavales. El carnaval se pierde en la noche de los tiempos, vinculado a los antiguos ritos que auguraban la primavera, el renacer de la naturaleza después del letargo invernal. Socialmente ejercían una función de desahogo popular frente al peso de lo establecido. Una breve explosión frente a las prohibiciones que emanaban del poder, por esa razón el carnaval tenía su raíz en el pueblo.




Curiosamente, en la actualidad, donde se supone que existe una libertad de expresión en todos los ámbitos, el carnaval está organizado desde las instituciones, si bien siguen siendo las chirigotas populares las que componen y cantan estribillos más o menos picantes o hirientes, pero ya no tie
ne esa función social de desahogo a la que aludía anteriormente, puesto que por fortuna, hemos alcanzado un estado de derecho en el que las libertades, se supone, pueden ejercerse a diario. Los cantos de carnaval abundan en la música tradicional, los hay para todos los gustos:

En el tronco canta el búho
y en la torre la cigüeña

y las tres de la mañana
el borracho el la taberna.
A la una canta el gallo,
a las dos la tortolita,
a las tres los ruiseñores
y a las cuatro ya es de día.

Eres tu la más bonita
que en el pueblo se pasea
la rosa más encarnada
que cría la primavera.

Dónde estuviste anoche
que mis ojos no te vieron
y llorando como un niño
mis ojos no se durmieron.


O aquél que popularizó en su día el grupo "Nuevo Mester de Jugla
ría"

Un domingo de estos carnavales
una chiquilla quiso bailar y pasó la noche discurriendo
de qué modo se iba a disfrazar
pero el padre que es un escamón
de holajata
le ha hecho un disfraz
, y la chica que es mu
cho más lista ,un abrelatas se fue a comprar.
Es la chica segoviana la mujer que yo más quiero
son sus ojos más bonitos que la lunita de enero...


A veces en los cantos de carnaval se mezclan lo profano y lo sagrado...


Carnavales carnavales ,
cuántos tardáis en venir
para ver a los borrachos
de la taberna salir.


Es María la espiga del trigo

San José la rama
y el Niñó la flor

el Espíritu Santo
es el grano

donde está metida
la gracia de Dios.

A pesar de los años de prohibición, el carnaval no dejó de estar presente de una u otra forma en la sociedad española, sobre todo en las zonas rurales, en los que se "celebraba" casi siempre en forma de cierto personaje, el "Pero Palo" en la comarca de La Vera, en Cáceres, o el muñecote de paja en ciertas zonas de Castilla, siempre un elemento de "descarga" por parte de la comunidad. En mi opinión, son estas celebraciones tradicionales antiquísimas las que poseen mayor valor porque en ellas se encuentran incluidos elementos atávicos muy interesantes que corren el riesgo de perderse a causa de la despoblación sufrida en estos núcleos.

Por otra parte, este año han coincidido en Segovia los carnavales con las "Águedas", celebración de origen medieval en la que se recuerda cómo el Alcázar fue tomado a los moros gracias a la ayuda de las mujeres de Zamarramala, que con sus trajes coloristas y sus bailes entretuvieron a los centinelas. En esta localidad, coincidiendo con la fiesta dedicada a Santa Águeda, fue concedido que una vez al año mandaran las mujeres.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Contratación y Contacto

email: ampagarot@yahoo.es

Estadisticas web