Cuaderno de bitácora de la travesía musical que realizan los cantautores Nino Sánchez y Amparo García-Otero
VISITA NUESTRA PÁGINA WEB

miércoles, 13 de febrero de 2008

Albor de la juglaresa


La primera vez que canté en público tenía tres añitos, fue en Radio Valladolid. Era una niña graciosilla y a alguien de la familia se le ocurrió la idea de llevarme a un programa infantil.

La verdad es que empecé a componer canciones muy pronto, siendo una adolescente. Cantaba en institutos de enseñanza media. Eran los tiempos en que la familia se había trasladado a Madrid. Allí colaboré con algunos grupos de música tradicional. Época estudiantil. Yo entonces estaba muy preocupada con el tema de Castilla. Debido al trabajo de mi padre, que le había obligado a viajar por todas las provincias de Castilla y León, conocíamos bien la zona y mis ojos no habían sido ajenos a lo que habían visto: despoblación, incluso pueblos abandonados, duro trabajo, estrecheces...era el solar de mis antepasados que se venía abajo sin remedio...Primero de todo he de aclarar que ni soy nacionalista ni nada que se le parezca. Creo en la raíz que hace que nos reconozcamos en nuestra base, aunque somos algo más que esa raíz: somos el conjunto de nuestras experiencias. Creo que las diferencias son un elemento de enriquecimiento mutuo y que como tal deben utilizarse, nunca como arma arrojadiza contra el otro, porque son muchos más los rasgos que nos unen a las personas que los que nos contrastan.

Y volviendo a la música, me dio por escribir acerca de esas cosas que yo había visto y vivido. Nacieron un puñado de canciones con cierto aire reivindicativo. Algunas "verdaderos ripios" de los que ahora me río por la forma en que los escribía...aunque el contenido no deja de estar salpicado de cierto dolor...

¿Qué ha sido de ti, Castilla, a lo largo de la Historia?
¿Qué ha sido de tus leyendas y de tus viejas memorias
si al igual que a Don Quijote, a lomos de un rocín flaco,

te han colgado un estandarte a costa de viejos trapos?

¿Quién habla de privilegios en una tierra fecunda
sin brazos que la trabajen y sin manto que la cubra?
La sombra del desamparo es el único privilegio
que gozan los castellanos que han de marcharse muy lejos...


Y marchan de esta manera a las grandes capitales
con maletas de madera y con ropa de gañanes.
¡El orgullo castellano y su afán colonialista,
en ganar el pan diario tienen su afán de conquista!


Que venga Dios y lo vea si pecamos de orgullosos,
si existe sobre esta capa algún rasgo vanidoso:
Nuestros campos olvidados, nuestras viejas enlutadas
los pueblos abandonados, las murallas derribadas...


Por supuesto, hoy no diría estas cosas de esta manera, aunque la realidad ha mejorado en los últimos tiempos pero no lo suficiente...

Siempre me dolió esa manía de confundir a Castilla con la sede del poder central que existió aquí durante siglos y que no hizo demasiado por las gentes de esta tierra... En una de mis canciones "ripiosas" de entonces, decía "¿De qué nos sirve la adminsitración, si en nuestras arcas no queda un doblón?" Otras canciones tenían mayor calidad y con el tiempo llegué a grabarlas. Los ripios, consciente de que lo eran, no los he grabado nunca.

Por aquel entonces colaboraba en ocasiones con una entidad no-política, que apoyaba la cultura castellana. Éramos un grupo de románticos soñadores defensores de causas perdidas. Se organizaban charlas y conferencias sobre lo castellano en lugares recónditos...y bellísimos. No servía de mucho, pero disfrutábamos de lugares increíbles y es que Castilla es una gran desconocida, como sus gentes.

En una de éstas, una discográfica se interesó por mí y surgió la posibilidad de profesionalizarme, pero mi familia se opuso, especialmente mi madre: "Esta boba se ha caído de una higuera y en este mundillo se la comen de un bocado". Algo de razón tenía mi madre: lo siento, mamá, ha transcurrido el tiempo y en muchos aspectos me sigo cayendo de la higuera, pero ésa no es razón para esconderse. Lo cierto es que yo era muy joven y a esa edad necesitas del apoyo familiar para montarte en este tranvía. Me faltaron fuerzas y valor para originar una confrontación contra mi propia familia y es que para mí, el mundo de lo afectivo está por encima de todo.

Durante unos años "casi" abandoné la música "en vivo". Fueron años de "soterramiento", de estudio, de trabajo, de preparación, sobre todo de maduración personal. Luego vino mi primer CD "Castilla, mi corazón espera", glosando un verso de Machado. Me "quité la espina". Grabé las canciones de mi primera etapa, las que consideré "dignas" de ser incluidas junto con alguna que compuse para la ocasión. Luego vino "Pisa despacio", mi segundo CD. En este trabajo mi deseo era otorgar la misma importancia, por igual, a letra, música y preparación vocal. Después "Vivo sin vivir en mí", sobre poemas de Santa Teresa de Jesús. Este CD me resultó especialmente delicado y trabajoso. Le dediqué muchas horas. Ahora "Juglares del Duero", junto a Nino Sánchez.

Me considero una "ciudadana del mundo", por encima de patrias y fronteras, aunque sigo llevando dentro mi "terruño" y actualmente, creo que tanto Nino Sánchez como yo, si queremos prestarle un servicio al lugar de nuestros orígenes, lo mejor que podemos hacer es ofrecer lo mejor de nuestro trabajo, dar "la mejor cara posible", para que no nos digan aquello de "atónitos palurdos sin danzas ni canciones" (Ahí estuvo usted un poquito equivocado, Don Antonio Machado, le perdonamos por lo mucho que amó usted a Castilla y porque en esas fechas nuestra barcaza y las de nuestros compañeros músicos, no surcaban las aguas del Duero).

Aquí dejo un "himno" al despertar de Castilla. Lo cantaba en mi primera etapa. Ya no lo canto. No hay himnos que valgan. El camino se demuestra andando.



boomp3.com

CANTARES QUE LLEVAS DENTRO

Letra y música Amparo García-Otero

Cazadora de sombras medio poeta.
Hay polvo en mis alforjas de la meseta,
Adoro el camino, ir con el juglar
Buscar mi destino, guitarra y cantar.


Suenen ya las campanas a libertad
Y oigan nuevos cantares los del lugar.
Despiértate ya Castilla, no digan que sigues muerta
y enciende las lamparillas de tu corazón, ¡Despierta!


Tú que llevas grabados sobre la piel
ecos de mil recuerdos, sueños de ayer.
Despiértate ya Castilla, pasó el tiempo de la rueca
y aguardan nuevas semillas en tus veredas desiertas.


Son cantares que llevas dentro y quieren brotar
hoy la voz es novia del viento, deseando gritar.


Hay entre los vestigios de un viejo ayer
tantas y tantas cosas por florecer,
que rompan las cerraduras y se abran las sepulturas
que no está mi tierra muerta, que está dormida ¡Despierta!


Son cantares que llevas dentro y quieren brotar
hoy la voz es novia del viento, deseando gritar.


Suenan ya las campanas a libertad
Y oigan nuevos cantares los del lugar.
Cantares que lleva dentro una tierra que presiente
en las venas alimento de sangre nueva y caliente.


Son cantares que llevas dentro y quieren brotar
hoy la voz es novia del viento, deseando gritar
cantares que llevas dentro.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Contratación y Contacto

email: ampagarot@yahoo.es

Estadisticas web