Cuaderno de bitácora de la travesía musical que realizan los cantautores Nino Sánchez y Amparo García-Otero
VISITA NUESTRA PÁGINA WEB

lunes, 23 de febrero de 2009

70 AÑOS HACE QUE SE FUE


Las ciudades vinculadas al poeta Antonio Machado se unieron ayer en un homenaje para conmemorar el septuagésimo aniversario de su muerte en Collioure (Francia). Se está pretendiendo un hermanamiento machadiano entre Sevilla, Soria, Segovia, Baeza y Collioure. En el jardín de la Casa-Museo de la calle Desamparados de Segovia, como todos los años en esta fecha, se celebró un encuentro conmemorativo en el que se volvieron a escuchar sus poemas en boca de algunos participantes ya veteranos como es el caso de Jesús Hedo, catedrátido de literatura, soriano y empecinado admirador y seguidor del poeta. Pocos como él conocen verso a verso y palmo a palmo la obra y vida del poeta. Los amigos escritores cántabros, entre ellos Fernando Gomarín, Presidente del Centro de Documentación Etnográfico sobre Cantabria, vinieron una vez más a homenajear al poeta. Este año presentaron un librito con tres artículos de Juan Jósé Domenchina sobre Machado, así como un soneto inédito del escritor madrileño, en una edicion preparada por Amelia de Paz, que se desplazó expresamente a Segovia para asistir al acto.

Pese al frío, no faltaron participantes, desde alumnos del instituto donde Machado fue profesor, hasta integrantes del Centro Senior de Caja Segovia. Frente al busto del poeta, tal como le viera el cincel de Emiliano Barral, se depositaron unas flores.


Nino Sánchez no pudo venir, el broche musical estuvo a cargo del buen amigo Feliciano Ituero y de una servidora. Feliciano interpretó el poema "La noria", al que ha puesto música y yo hice otro tanto con "Soñé que tú me llevabas", incluido en "Juglares del Duero", luego "rematé la faena" con una sanjuanera soriana.

Rafael Cantalejo, académico de San Quirce y conservador de la Casa-Museo, cerró el acto.

Después un grupo de amigos y participantes nos reunimos en la cercana "Cueva de San Esteban" a brindar con un buen Ribera de Duero.

martes, 10 de febrero de 2009

¡Juglares a todo ritmo!!


Lo confieso, la moto no era nuestra. Gracias y mil perdones le pedimos al propietario. Nino, que es un motero de toda la vida, no pudo resistir la tentación y yo me apunté a la foto. Servidora no tiene esa vocación, especialmente en estos días de invierno, con la que está cayendo y lo bien que se va con cuatro ruedas, aunque por fortuna la nieve nos respetó la jornada. Así que la aventura se la dejo a los motoristas "pingüinos", a quienes les gusta realizar la ruta del Duero en los días más fríos del año.

Y ahí le tienen, a Nino, "a cuerpo gentil", sin chaqueta, tan juvenil él, demostrando que el material charro poco o nada tiene que envidiar al material alemán, aunque junto al Duero había que caminar con cuidado para no resbalarse con las placas de hielo.

La historia vino de la mano de la revista "Argi", una publicación mensual de gran calidad que se distribuye mensualmente por toda Castilla y León recogiendo temas relativos a nuestras tierras. Tiene su apartado de música y este mes se lo dedican a Juglares del Duero.

Nos llamaron, amabilísimos, querían que nos acercáramos hasta Tudela de Duero (la revista tiene su sede en La Cistérniga, junto a Valladolid), para organizar una sesión de fotos junto al río mientras charlábamos acerca de nuestra música, nuestra trayectoria y las expectativas juglarescas de nuestro trabajo.

Tuve que abandonar, momentáneamente, con todo el dolor de mi corazón, el gorrito de lana y la bufanda, pues mi "material vallisoletano", pasado por los rigores de Segovia, no consigue aclimatarse del todo a estas temperaturas, vamos, que soy una castellana friolera, en detrimento de los genes de todos mis antepasados, pero aguanté las fotos junto al río como una "jabata" y ahí tienen la prueba. Ni me constipé ni nada. Y el charro, menos aún. Una entrevista, un cafetito caliente y de vuelta, cada mochuelo a su olivo.

Desde aquí quiero agradecer a los componentes de la revista "Argi" todas las atenciones que nos dispensaron.

domingo, 1 de febrero de 2009

ÁVILA DE LOS CABALLEROS


Acurrucada en el abrazo de su muralla, Ávila, singular, introspectiva, muestra al visitante la huella de su historia en el interior y el horizonte amplio que se pierde entre las sombras de Gredos cuando te asomas a sus miradores.

Paseamos las calles silenciosas en las que se hace presente la huella de la mística: a un lado la casa natalicia de Santa Teresa, un poco más allá, el monumento dedicado a San Juan de la Cruz. Ángel, siempre provisto de su cámara, estaba impaciente por retratar los sillares de la catedral en los que el óxido de hierro, con su particular tono rojizo, provocó los versos de Miguel de Unamuno: "La sangre cuajó en los sillares...", dentro del poema "Ávila de los Caballeros", al que Nino Sánchez puso música y que fue la canción inevitablemente protagonista de la jornada.


Después de tomar el consabido café, llegamos a la Biblioteca. Allí nos encontramos con unos amigos a los que hacía tiempo que no veíamos. A pesar de que la tarde estaba fría y algo húmeda, los abulenses se acercaron a saludarnos. La sala se llenó prácticamente. Fue una presentación coloquial, un diálogo ameno con los asistentes, como si estuviéramos en familia, todo él salpicado de canciones en directo. Nos sentimos realmente a gusto. Una vez más, los medios estuvieron presentes en el acto y dejaron reflejo del mismo en la prensa y radio. Gracias a todos por su apoyo.




Después nos encaminamos al mesón Las Postas, donde tomamos unos vinitos y unos pinchos en compañía de unos amigos y del dulzainero Germán Alameda.

¡Hasta pronto, "Ávila de los Caballeros, la de la recia monja andante..."!

Archivo del blog

Contratación y Contacto

email: ampagarot@yahoo.es

Estadisticas web