Cuaderno de bitácora de la travesía musical que realizan los cantautores Nino Sánchez y Amparo García-Otero
VISITA NUESTRA PÁGINA WEB

lunes, 28 de enero de 2008

Reflexionando


Ayer estuve repasando algunas canciones, música que no había escuchado desde hace algún tiempo. Música de cantautores españoles, franceses, iberoamericanos, aquéllos más veteranos, éstos más jóvenes. Me dio por recordar ciertas reflexiones que de vez en cuando me planteo a mí misma.

La música de autor en España nació como un grito social ante una realidad histórica que fluyó hasta los cambios políticos de la transición. En este entorno, esas voces reivindicaban una sociedad más abierta, pero no sólo eso, sino también unos cambios estéticos: un retorno hacia la raíz popular, la tradición y también hacia la poesía española, que tanto arraigo ha tenido en nuestro país desde la época de los cantares de gesta hasta el Romanticismo pasando, por supuesto, por el Siglo de Oro, en el que nuestros autores versificaban por y para el pueblo. Posteriormente la poesía fue paulatinamente cobrando un caracter más elitista hasta el punto de que los autores del S. XX han ido desarrollando una palabra elaborada, un verso para el que el lector necesita cierta preparación y una indiscutible vocación de "consumidor poético".


Sin embargo muchos de nuestros poetas han asimilado esa tradición tan española, tan nuestra. Los Machado, Unamuno, García Lorca, Gerardo Diego y muchos otros que no cabe nombrar en unas líneas.
La música de autor, por consiguiente, nace en las fuentes de la poesía tradicional por un lado, por otro, bebe de la música folclórica, que en nuestro contexto cultural se halla no pocas veces vinculada a aquélla. El cantautor canta a los poetas, pero también él mismo es un poeta que aporta sus propios versos, siempre vinculados a la raíz del pueblo.


Estos fueron los principios, luego, paulatinamente, la música de autor va cambiando de escenario y se traslada al entorno urbano. La estética y la temática se adecúan al cambio de los tiempos: surge el cantautor vinculado a la gran ciudad y al ritmo que ésta marca.


El hombre de campo, trasladado a la urbe, gana en unos aspectos, pierde en otros. Goza de unas libertades y disfrutes que no estuvieron a su alcance durante siglos, pero al tiempo sufre el desarraigo que supone no pertenecer a un grupo social reducido y concreto, se pierde el sentimiento atávico de "tribu". La sociedad urbana, establecida en compartimentos estancos dentro de ciudades-dormitorio, donde apenas conviven las familias, no ofrece la cobertura psicológica del entorno rural, de la convivencia entre parientes y vecinos. La persona se incomunica, surge el problema de la soledad del individuo inmerso en la multitud.


Si, por ejemplo, analizamos las canciones de amor procedentes de la música tradicional veremos coplas como éstas:


"Aunque no haga falta el agua/con mi cántaro a la fuente/por ver a aquellos mocitos/que son guapos y valientes".


Son canciones de encuentro, de alegre encuentro.


Sin embargo la música amatoria urbana, abunda en situaciones de amargura, de desencuentro, los amantes perciben distancias enormes entre la estrecha franja que separa un par de copas. Hay libertad de comportamiento, de elección, sin embargo la relación incluye una serie de planteamientos que antaño, el hombre embarcado en la lucha por la supervivencia, ni se planteaba. Otra vez la soledad planeando sobre las cabezas...y sobre las letras de los cantautores.


Otra cuestión fundamental está en la estética que se perfila en los cantautores de raíz "folk" y los de raíz urbana, no sólo en la instrumentación, que en ocasiones puede ser permeable, sino en la propia melodía, en la "inspiración". No es lo mismo la imagen mental de un campo abierto, una ciudad pequeña de plazas recoletas, un horizonte amplio bajo un atardecer luminoso, que la estética urbana de edificios contemporáneos, las calles atestadas, el ruido del tráfico. No es una cuestión de "bonito" o "feo", sino del murmullo interior que ambas visiones provocan y que el compositor recrea en letra y melodía.


Tanto Nino Sánchez como yo hemos nacido en ciudades de las consideradas "históricas" o "monumentales", él en Salamanca, yo en Valladolid. Él ha vivido en Barcelona y vive actualmente en Madrid, yo he vivido en Madrid y actualmente en Segovia. No hay duda de que tanto Nino como yo, pese al hecho siempre enriquecedor que supone el paso por la gran ciudad, tenemos nuestras raíces en dos de las provincias atravesadas por el Duero, con todos los recuerdos y las experiencias estéticas que ello conlleva, pues a pesar de que todo cambia, se trata de lugares que poseen sabor a siglos. Eso está presente en su música y en la mía. Es inevitable.

jueves, 24 de enero de 2008

Albores del juglar


Como curiosidad, hoy incluyo en el blog dos imágenes de Nino Sánchez en sus comienzos.
Una fotografía y la cubierta de un disco de vinilo, de aquéllos que publicaban cuatro canciones, y que se denominaban EP(Extended Play).


martes, 22 de enero de 2008

Salamanca

Salamanca la blanca,
Salamanca la blanca,
¿quién te mantiene?
Cuatro carboneritos,
cuatro carboneritos
que van y vienen.

Mozos de mantilla,
mozos de montera
estos cuatro
charros
son de Macotera.

Cómo quieres que tenga,
cómo quieres que tenga
la cara blanca,
si soy carbonerito,
si soy carbonerito

de Salamanca,
Salamanca, la blanca
¿Cuándo volveré a verte?


(Canción popular).

Nino anda embebido en su música, trabajando con Otto, supervisando las grabaciones, rematando algunas cosas, escuchando mezclas. Así pues, yo sigo encargándome del blog y como él no se anima a hablarnos de su tierra natal, voy a hacer una pequeña mención de esta bellísima ciudad, bañada por el Tormes, uno de los principales afluentes del Duero, que arrastra en sus aguas el espejismo plateresco de las plazas, edificios y rincones salmantinos.

El poema "Salamanca", al que puso música Nino Sánchez, forma parte de la Cantata sobre versos de Unamuno que el cantautor estrenó en 1992. Fue un trabajo titánico de
l cual he incluido en estas páginas algunas muestras. Nino Sánchez no sólo compuso la música y dirigió la producción, sino que actuó como auténtico "archivero", recopilando imágenes, algunas de la Vizcaya unamuniana de principios de siglo, de los lugares que cita en sus versos, encadenando los contenidos en un vídeo que se proyectaba en pantalla gigante mientras se interpretaban las canciones. Desde mi punto de vista, este trabajo marca un punto crucial en su carrera.

Aquí dejo la canción "Salamanca", interpretada por Carmen Casado y Nino Sánchez.

"Salamanca, Salamanca, / renaciente maravilla / académica palanca de mi visión de Castilla. / Oro en sillares de soto de las riberas del Tormes; / del viejo saber remoto / guardo recuerdos conformes..."



boomp3.com

sábado, 19 de enero de 2008

Esto marcha


Acabo de recibir por e-mail los arreglos que Otto propone para "La canción del juglar" o "Juglares del Duero". Tiene una gran fuerza, como requiere la música.

Otto ha trabajado mucho este tema. Ahora hay que grabar. El trabajo está prácticamente terminado, al mismo tiempo es necesario tomar algunas decisiones acerca de la
carátula y el libro con las letras y fotos.


Hablando de fotos, aquí dejo la dirección web de Luis Manuel Sánchez, este artista de la fotografía.http://www.botikario.net/


martes, 15 de enero de 2008

El Duero fluye


El Duero continúa fluyendo. Atraviesa las tierras de Castilla y León, arrastrando el reflejo de ciudades, pueblos y paisajes.

Así lo dibujó entre versos Miguel de Unamuno:


DORIUM-DUERO-DOURO

Alarzón, Carrión, Pisuerga, Tormes, Agueda, mi Duero.
Lígrimos, lánguidos, íntimos,espejeando claros cielos,
abrevando pardos campos.

Valladolid; le flanqueas,de niebla le das tus besos;
le cunabas a Felipe
consejas de comuneros.

Tordesillas; de la loca de amor vas bizmando el duelo
a que dan sombra piadosa
los amores de Don Pedro.

Toro, erguido en atalaya,sus leyes no más recuerdo,
hace con tus aguas vino
al sol de León, brasero.

Zamora de Doña Urraca,Zamora del Cid mancebo,
sueñan tus torres con ojos
siglos en corriente espejo.

Arribes de Fermoselle,por pingorotas berruecos,
temblando el Tormes acuesta
en tu cauce sus ensueños.

Conde de Mieza, que cuelga
sobre la sima del lecho.
Escombrera de Laverde,
donde se escombraron rezos.

Frejeneda fronteriza,
con sus viñedos de fresnos,
Barda d´Alva del abrazo
del Águeda con tu estero.

Douro, que bordando viñas
vas a la mar prisionero,
de paso coges al Támega,
de hondas saudades cuévano.

En su Foz Oporto sueña
con el Urbión altanero;
Soria en su sobremeseta
con la mar toda sendero.


Árbol de fuertes raíces

aferrado al patrio suelo,
beben tus hojas las aguas,
la eternidad del ensueño.

(Miguel de Unamuno).

boomp3.com


viernes, 11 de enero de 2008

Ensoñaciones




Continuamos con los paisajes captados por la cámara de Luis Manuel. Tierras para ser bebidas en un vaso muy especial, el vaso que alimenta la ensoñación.

Son bellos estos paisajes, bellos y solitarios. Alimenta el alma la soledad de estos lugares y el aire limpio pule la transparencia de sus contornos.

Feliz el que sabe estar a solas consigo mismo.








Con recuerdos de esperanzas
y esperanzas de recuerdos
vamos matando la vida
y dando vida al eterno
descuido que del cuidado
del morir nos olvidemos...

Fue ya otra vez el futuro,
será el pasado de nuevo,
mañana y ayer mejidos
en el hoy se quedan muertos.


Me he despertado soñando,
soñé que estaba despierto,
soñé que el sueño era vida,
soñé que la vida es sueño.


Sentí que estaba pensando,
pensé que sentía, y luego
vi reducirse a cenizas
mis pensamientos de fuego.


Si hay quien no siente la brasa
debajo de estos conceptos,
es que en su vida ha pensado
con su propio sentimiento;
es que en su vida ha sentido
dentro de sí al pensamiento.


Flores da el amor al hombre,
flores entre hojas al viento;
mas también le da diamantes
duros, cortantes y escuetos.


No sólo el vapor calienta;
no llaméis frío a lo seco;
la carne enfría a menudo
y suelen quemar los huesos.



(Miguel de Unamuno).





boomp3.com

martes, 8 de enero de 2008

De nuevo navegando



Cuesta trabajo desperezarse depués de las vacaciones navideñas.

Hay que "ponerse las pilas" y continuar navegando por las aguas de este río, tan cargado de Historia, de música, de poemas.

Cada vez son más los que nos hacen señas desde la orilla para unirse a la ruta de nuestra barcaza que, cortando en dos las aguas, nos hace penetrar en estos parajes cargados de nostalgia y belleza.

Hoy es Luis Manuel Sánchez, sobrino de Nino, el que se ha unido a nuestro grupo. Un nuevo "fichaje" de los juglares. Luis Manuel es farmacéutico, lo cual no quita para que su tiempo libre lo dedique a su gran pasión: la fotografía. Es un auténtico artista y seguramente nos ayudará a ilustrar el libreto del CD con algunas de sus imágenes.

He traído al blog algunas de ellas: ese campo de amapolas, humilde, resplandeciente, ese colorido que pone tinte de alegría en el campo. ¿A quién no le llegan recuerdos y sensaciones de primaveras, ya desgastadas en el tiempo, que con la imagen de la amapola reviven el pasado como si estuviera ahí mismo, a nuestro alcance?




¿Y qué me dicen de la imagen de ese carro, ya destartalado y viejo, que nos habla de un tiempo casi cercano? tal vez tan cercano que muchos de los que nos leen hayan visto en su infancia el paso cansino de este medio de transporte y tal vez escuchado el sonido de las ruedas sobre el pavimento. Cuánta nostalgia en una sola imagen. Cuánto pasado yace en este presente. Cuántas horas de trabajo en ese reposo.

Archivo del blog

Contratación y Contacto

email: ampagarot@yahoo.es

Estadisticas web