Cuaderno de bitácora de la travesía musical que realizan los cantautores Nino Sánchez y Amparo García-Otero
VISITA NUESTRA PÁGINA WEB

miércoles, 4 de marzo de 2009

El universo en una gota de agua


Muchas veces me pregunto si todo el esfuerzo que volcamos en nuestros sueños y esperanzas tiene algún sentido más allá de nuestra propia voluntad. Todo es difícil, pero ¿quién nos dijo que sería fácil?. Desde que nacemos la vida se nos presenta como una carrera de obstáculos en búsqueda de un objetivo: poder, dinero, amor, reconocimiento social, éxito en definitiva. Sin embargo ¿qué es el éxito exactamente? Todo el universo está presente en una gota de agua. Cada átomo diminuto es una síntesis de un todo que está más allá de nosotros mismos y que sin embargo sería distinto sin cada una de nuestras presencias. Se me ocurre que el éxito consiste precisamente en eso: existir, comprender y aceptar el lugar que a cada uno nos corresponde, junto con el esfuerzo que conlleva la tarea que debemos realizar.

Nadie es imprescindible, pero todos somos necesarios. Cuando me embarqué en la barcaza de los Juglares del Duero sabía perfectamente que apostaba por un sueño. No están los tiempos para músicas ni para poemas, especialmente cuando se apuesta por algo que está fuera de los cauces de la moda. Sin embargo...alguien tiene que hacerlo y soy perfectamente consciente de que no estoy sola. No es sólo la presencia de Nino en este proyecto. Hay muchos, muchos compañeros que podrían estar dedicándose a otra cosa, incluso dentro de la música hay opciones mucho más rentables que la juglaría tradicional. Pero ahí están, ahí estamos. Decía el poeta "Qué difícil es/cuando todo baja/no bajar también". Corren malos tiempos para los tesoros encerrados en la música y la poesía tradicionales, pero ¿cuándo fueron los tiempos buenos para los tesoros culturales? Lástima de sensibilidad herida por el cartucho de lo vulgar, de lo fácil, de lo cómodo, de lo rentable.

Cada uno de nosotros, dentro de nuestra individualidad, somos un eslabón sobre el que se deposita el peso de una cultura heredada. Somos responsables de ese legado, no para nosotros mismos y los que nos siguen en el tiempo, sino para toda la humanidad. No entiendo la cultura como un compartimento estanco sin fisuras. Defendamos cada uno lo nuestro para compartirlo, porque en definitiva esa labor no tendría sentido sin el objetivo de un enriquecimiento mutuo. Todo es de todos y cada uno debe proteger la parte que le corresponde.

El éxito tal vez esté ahí, en cumplir con lo que uno desea cumplir, por eso de nada sirven el poder, el dinero, la aceptación...si no son fruto de lo que cada cual guarda en su interior. El éxito no radica en el aplauso de las multitudes ni en la riqueza material, sino en la imagen que te devuelve el espejo cuando te sientes realmente satisfecho de lo que haces y de lo que eres.

Somos como gotas de agua, gotas que guardan una por una todos los secretos del universo en su interior. Cada cual en su río. A mí me ha tocado ser una gota de agua en el Duero.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Contratación y Contacto

email: ampagarot@yahoo.es

Estadisticas web