Cuaderno de bitácora de la travesía musical que realizan los cantautores Nino Sánchez y Amparo García-Otero
VISITA NUESTRA PÁGINA WEB

jueves, 10 de julio de 2008

Unos días de "tranquilidad"


Después de la tempestad llega la calma. Tuvimos unos días de descanso después del ajetreo provocado por las primeras presentaciones. Es un decir, porque el ajetreo telefónico, promocional e internáutico continúa y todo se entremezcla.

Ángel y yo habíamos proyectado, junto a un grupo de amigos, pasar la Noche de San Juan en San Pedro Manrique, en las "Tierras Altas" de Soria, para ver pasar el fuego, vieja tradición con toques mágicos que se pierde en la noche de los tiempos. Los lugareños tienen a bien pasar descalzos sobre una alfombra de brasas. Hay que saber hacerlo. La costumbre dice que "los de fuera" se queman.

Nino, a quien no le gusta "perderse ni una", a la vista de la excursión, se apuntó también, de paso, tendríamos ocasión de
organizar la presentación de "Juglares del Duero" en Soria. También sobre la marcha visitamos en El Burgo de Osma el hotel-restaurante "El Virrey", del que Nino fue una vez "matancero mayor" y adonde prometió volver a la próxima.

Nos reunimos en el viaje nueve personas, todos con espíritu "veinteañero", dispuestos a disfrutar de las fiestas de San Pedro
Manrique. El recinto del "paso del fuego" se encontraba lleno hasta los topes. Hubo que esperar, sentados en los tendidos de piedra. La espera mereció la pena y se vio coronada con las últimas llamaradas de la hoguera, convertida en alfombra incandescente. Varearon el fuego para trocear las brasas e igualarlas. Llegaron las autoridades acompañando a las "Móndidas", tres muchachas que representan "lo femenino" de la fiesta y que rememoran el antiguo "tributo de las 100 doncellas", pago del que fue liberada la comunidad por parte de los reyes cristianos.

Entre las "Móndidas" y los participantes en el paso del fuego, hicieron una rueda, a modo de circulo mágico, alrededor de las brasa y el rito comenzó. Suelen pasar con una persona a hombros: el padre, un amigo, un hijo...Este año pasaron tres mujeres. Tradicionalmente siempre han pasado los hombres, pero la igualdad es la igualdad. A
mí me pareció que se trataba de una especie de rito iniciático, de origen celtibérico, tal vez una vía de mostrar el valor necesario del muchacho convertido en guerrero. ¡Lástima! Estábamos un poco lejos y las fotos no eran válidas para colgarlas en el blog. Pies descalzos sobre las brasas...efectivamente el espectáculo merece la pena. Ante el "valor numantino" de los participantes, Nino aseguró que, de tener algunos años menos, él también habría pasado.

Salimos. ¿Y Nino? Nino no estaba...¡Allá lo vi, delante de un micrófono! Los de la COPE que andaban cubriendo el noticiero de las fiestas lo habían "pescado" al vuelo. Nos habían visto en Canal 4 de Castilla y León cantando nuestras nuevas canciones y le estaban entrevistando. Nino me hizo señas para que me acercara para que la entrevista fuera completa.


A la mañana siguiente, más fiesta. Precioso el festejo de las "Móndidas", por cierto, caballos, música, canciones, versos, y después de comer, los juglares no podían faltar a su obligación. Guitarra y flauta, empezamos a cantar y todo el restaurante en pleno se unió a nuestra fiesta particular. Por la tarde, visita a Oncala, maravilloso lugar. Compra y degustación de queso. Visita a la iglesia y a su singular museo de tapices dibujados por Rubens. Por la noche, cena en Yangüas, bellísimo pueblo. Casa Rural con exquisita cocina. Gastronomía y paisaje deslumbrante. Lugares casi desconocidos, rincones inolvidables y...¡unos andaluces que habíamos conocido durante la fiesta de mediodía también estaban allí! y ¡milagros de la vida! recordando tiempos pasados, resulta que teníamos amigos comunes dentro del mundillo de la música. Otra fiesta después de la cena, pero se hacía tarde y salimos todos a pasear por el pueblo desierto bajo las estrellas, plagado de luces insinuantes que dibujaban su reflejo en las calles. Junto a la carretera, entre los chopos, se escuchaba el canto del ruiseñor nocturno. Me pidieron que iniciara una canción para corearla entre "casi" todos. Algunos, por timidez que no por falta de voz, callaron. Creo que, sin querer, desvelamos a los de la Casa Rural.

Al día siguiente, con el cansancio a cuestas pero con el ánimo empeñado en la jornada, visitamos Numancia bajo el ardiente sol reflejado en el "trisquel" o "triscel", símbolo protector de los celtíberos. Abajo, el Duero continuaba su curso milenario guardando en sus orillas las viejas sombras de la Hist
oria.

Nino, Ángel y yo nos despedimos del grupo. Teníamos una cita en Soria con Isabel Goig, mujer culta, inteligente, activa, muy vinculada al mundo cultural soriano y Jaime del Huerto, pintor, ambos viejos amigos de Nino. Recomendable visitar sus respectivas webs. Estuvimos hablando acerca de cómo debería ser la presentación del CD en Soria. Nos dirigimos al restaurante y al pasar por la Plaza de España ¡allí estaba la emisora ambulante de la COPE cubriendo las fiestas! Los mismos que nos habían entrevistado en San Pedro Manrique. Nos saludaron y nos invitaron a subir. Otra entrevista. De pronto escuché que allí, en pleno centro de Soria, los altavoces hacían resonar mi versión del "Romance del Duero", de Gerardo Diego. Me emocioné.

Durante el almuerzo quedamos emplazados en una cita para cantar: el 19 de Julio, en el monasterio de Santa María de la Huerta, inauguración de una macroexposición de los alumnos de Jaime del Huerto.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Contratación y Contacto

email: ampagarot@yahoo.es

Estadisticas web