Cuaderno de bitácora de la travesía musical que realizan los cantautores Nino Sánchez y Amparo García-Otero
VISITA NUESTRA PÁGINA WEB

viernes, 10 de abril de 2009

Semana Santa


Escribo desde Segovia. Es Viernes Santo. Nieva. Gruesos copos, inesperados copos que pueden dar al traste con los desfiles procesionales. Esperemos que por la tarde cambie. Sería una lástima, con el esfuerzo que suponen los preparativos.

Este año no hay vacaciones. Me dedico a trabajar durante estos días. Hay que preparar nuevas canciones, nuevas letras, hay que pensar, estrujar el cerebro como si se tratara de un limón. Escuchar, practicar guitarra. Para alimentar la masa encefálica, nada como unas buenas torrijas caseras. No demasiadas, para no engordar. Y la nieve, inesperado acompañante de este Viernes Santo. Había proyectado acercarme a Valladolid, para recordar aquellos días de mi infancia, cuando toda la ciudad se arremolinaba alrededor de la procesión. Supongo que ese ir y venir, ese trasiego, continúa, pero con este tiempo no hay más remedio que quedarse en casa.

No puedo dejar de tararear una canción de Nino Sánchez, "El Arado". Dice la leyenda que se trata de un poema escrito por San Isidro Labrador, en el que se comparan las diversas partes del arado con la Pasión de Cristo. Existen muchas versiones tradicionales, la de Nino es propia, con estilo de saeta castellana. Está incluida en su CD "Y al aire". Para mi gusto es una canción logradísima, por la intensidad de la música, pareja con la de la letra.

El arado cantaré, de piezas lo iré formando,
y de la pasión de Cristo misterios iré explicando.
El dental es el cimiento donde se forma el arado
pues tenemos un buen Dios, amparo de los cristianos.
La cama será la cruz, la que Dios tuvo por cama
y al que guiase su cruz, nunca le faltará nada.
El trechero que atraviesa por el dental y la cama
es el clavo que penetra aquellas divinas palmas.
La telera y la chaveta, entre ambas hacen cruz,
consideremos, cristianos, que en ella murió Jesús.
La mancera es el rosal donde salen los olores,
la reja será la lengua y el pescuño es el que aprieta
todas estas divisiones.
Las orejeras son dos,las velortas son de hierro,
los bueyes son los que a Cristo traicionaron
y el yugo será el madero donde al pobre lo amarraron.
La ijada que el gañán lleva agarrada de la mano,
significará las varas con que a Cristo lo azotaron.
El barreno que atraviesa la clavija del timón
es el clavo que traspasa los pies de nuestro Señor.
Ya se termian este canto comparando pieza a pieza
el arado y sus faenas con la Pasión de Jesús
¡Adoremos a María! ¡Que nos dé su gracia y luz!.

La tradición está siempre presente en cada celebración popular. Las marchas procesionales han incluido también entre ellas "La Saeta" de Serrat. Es una prueba inequívoca de cómo el cantor y el pueblo están vinculados, como siempre ha sucedido desde que el mundo es mundo y la música es música.

Los rayos de sol abrileños intentan abrirse paso, tímidamente, entre los copos de nieve. ¿Quién vencerá? Amigos que visitáis el blog, os deseo que disfrutéis de unos agradables días de descanso.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Contratación y Contacto

email: ampagarot@yahoo.es

Estadisticas web